Did you miss a part of the cuento?  You can read the whole thing here:

Un día de primavera, una llama joven le dijo a su mamá que estaba listo para salir de su casa.

-Muy bien, mi amor- le dijo su mamá. -¿Adónde quieres ir?

-No sé todavía- respondió la llama.

Llama ha decidido ir hacia las montañas.  Sin embargo, tiene que cruzar un río antes de llegar a las montañas.  Necesita ayuda en decidir cómo cruzar el río.

Llama decidió catapultarse sobre el río, pero ahora, tiene otro problema. Se lanzó demasiado fuerte, voló hasta la montaña y ahora está colgado de un arbolito al lado de un precipicio.

Llama se esforzó mucho y subió hasta la cumbre de la montaña. Ahora está mirando la puesta del sol, pero sabe que se va a enfriar pronto.  Además, tiene hambre y también quiere hablar con su mamá.

Llama preparó su campamento, completo con su carpa, su fuego y su saco de dormir.  Justo antes de acostarse, vio algo afuera de su carpa.  Fue un animal pequeño, una vizcacha.

-Hola, Vizcacha- dijo Llama. -¿Qué haces por aquí?

-Hola, Llama- respondió Vizcacha. -Yo me perdí, y ahora estoy con frío. ¿No me permites calentarme al lado de tu fuego?

-Tú puedes dormir en mi carpa- dice Llama a su nuevo amigo.

-Muchas gracias- responde Vizcacha.

-Pero todavía no es muy tarde. ¿Quieres hacer algo antes de dormir?

Llama le enseñó a Vizcacha a jugar Parecidos, el juego favorito de Llama.  

Lo jugaron tres veces antes de dormir.

 

-Ya es muy tarde- dijo Llama.

 

-Sí- acordó Vizcacha. -Debemos acostarnos.

 

-Yo tengo una frazada extra- Llama le dijo a Vizcacha, y se lo dio.

 

-Gracias, Llama.  Y buenas noches.

 

-Buenas noches, Vizcacha.

Llama y Vizcacha empacaron sus cosas y salieron a buscar buenos lugares para sacar selfies.  Poco tiempo después, encontraron una cueva.

-Qué cueva fascinante- exclamó Vizcacha.

-¿Crees que debemos entrar?- preguntó Llama.

Los dos amigos decidieron entrar en la cueva para sacar selfies.  Una vez en la cueva, ven estalagmitas, estalactitas, murciélagos y un pasillo muy oscuro.

 

 

-Qué linda la cueva- observó Llama.

 

 

-Sí, pero cuán espantosa- respondió Vizcacha.

-Yo quiero explorar más- dijo Vizcacha.

 

-Buena idea- respondió Llama. -Yo tengo una linterna y otras necesidades aquí en mi bolsa.

 

Así que los dos amigos entraron en las profundidades de la cueva, doblando aquí, bajando allá.  Al pasar una hora o dos, oyeron un ruido.

 

-oooooAAAAAAoooooooo- sonó el ruido.

-¿Qué es eso?- preguntó Vizcacha, un poco asustado.

 

-No sé- contestó Llama, y el ruido siguió.

Llama y Vizcacha decidieron seguir el ruido, para intentar averiguar de dónde venía.

-Creo que el suelo está temblando- observó Llama.

-Sí, es cierto- respondió Vizcacha.

De pronto, hubo un ruido muy grande y muchas piedras cayeron desde arriba.

-¡Estamos atrapados! - gritó Llama. -¿Qué hacemos ahora?

Check out our new interactive fiction game, Fin de Semana.
visitas desde 01/01/2019